3 agosto, 2020
portada-asesoragro.png

Trigo

Terminamos la siembra de trigo y finalizamos con un 35% mayor a la campaña 19/20, debido a que con el doble cultivo hoy obtenemos la mejor rentabilidad. Este aumento en la superficie se debió a que varios lotes de trigo se sembraron sobre antecesor maíz. Un desafío importante ya que estas condiciones nos obligan a aumentar los costos del cultivo incrementando un 30% la fertilización Nitrogenada que es directamente proporcional a los aumentos de los rindes.

Estado del cultivo

Están en un muy buen estado, (etapa de macollaje en los ciclos largos), atados a la napa, sin enfermedades hasta el momento. Se observan daños de helada pero sin importancia ya que en cuanto aumenten las temperaturas, se recuperan perfectamente.

Fertilización

Toda fertilización realizada desde Asesoragro, se efectúa mediante un análisis de suelo previo a la aplicación del cultivo.Trigo: Finalizamos las aplicaciones de UREA. 100 % de lotes aplicados con N, dosificados de acuerdo a análisis de suelo. Soja de 1ra. y maíz: Se realizaron voleos anticipados de P, notando una gran diferencia en los niveles de este nutriente en los diferentes ambientes (lomas, bajos y medias lomas). La fertilización variable nos arrojó un ahorro del 25 / 30 % de P aplicado.

fertilización- asesoragro-ok

Barbechos largos

Finalizamos con todos los barbechos a maíz y soja de 1ra. Como estrategia, en esta campaña estamos viendo de realizar un barbecho corto para evitar el flujo de nacimientos de conyza (Rama negra) en primavera.

Cosecha de maíz tardio

Los lotes cosechados con muy buenos rindes entre 95/105qq/ha, con humedad entre 17 y 19.


18 julio, 2020
nova-asesoragro.png

NOVA S.A. es una empresa argentina que opera exitosamente en el mercado agropecuario. Nacida hace 35 años en Cañada de Gómez, Santa Fe, formula, desarrolla y comercializa las principales líneas de productos para la protección y el crecimiento de los cultivos, haciendo de la investigación y el desarrollo sus puntos más fuertes.

Desde hace 8 años, NOVA trabaja en una nueva división dedicada a la producción de enzimas, compuestos biológicos utilizados en diversas industrias: alimentaria, textil, farmacéutica y de biocombustibles.

“Liderar en biodesarrollo es parte de nuestra visión y es lo que nos impulsó a convertirnos en la primera empresa argentina de desarrollo y producción de diversas enzimas industriales” Mencionan.

El Departamento de Enzimas de NOVA es un equipo conformado por siete biotecnólogos y un ingeniero químico egresados de cinco Universidades Nacionales diferentes, varios con formación doctoral en el sistema científico argentino.

Recientemente, este equipo dio el primer paso en el desarrollo de proteínas con potencial efecto antiviral contra COVID-19, al lograr producirlas en nuestro laboratorio. “Esta línea de trabajo se encuentra aún en etapa de desarrollo inicial, por lo cual consideramos prudente –dada la relevancia del tema- ser lo más claros y abiertos posible para que la comunidad en su totalidad esté al tanto del desarrollo de nuestro trabajo” comentan.

“En este momento, estamos enfocados en purificar estas proteínas, y estableciendo alianzas colaborativas con instituciones que se especialicen en la evaluación de la capacidad antiviral de las mismas. Es importante recalcar que en nuestras instalaciones no trabajamos con virus. A medida que vayamos avanzando en este proceso de investigación, realizaremos comunicados oficiales para mantenerlos informados.” concluyen.

Fuente: https://laboratorios-nova.com/web/avance-biotecnologico/


22 junio, 2020
Monitoreos-asesoragro.png

Estado de los cultivos 

En este momento nos encontramos finalizando la siembra de Trigo de ciclos cortos. En nuestra zona, los ciclos intermedios largos, (DM Algarrobo y Nidera 620) abarcan un 70 % de la siembra, el resto es de ciclos cortos (DM Ceibo y Nidera 550)

Debido a que fue un mes sin precipitaciones abundantes,  nos permitió realizar la siembra con normalidad y tener al dia de la fecha un total de  9500 has sembradas sobre 10000 has planificadas.

Los primeros lotes sembrados, en la semana del 18/5, se observan  con muy buenos logros, 250/270 pl/m2,  según las recomendaciones de los semilleros.

Fertilización:

Con un 70/80 % de suelos muestreados, nos encontramos con niveles de N bajos para esta época, con una marcada diferencia en lomas, medias lomas y bajos.

Una de nuestras estrategias es dividir la fertilización en dos, es decir, 50 % en siembra y 50 % a los 30 días. Tambien tenemos lotes que se fertilizaron 100 % a la siembra.

Malezas: 

Conysa (Rama Negra) y Raigrás RR van en aumento campaña a campaña según lo que venimos observando en nuestros monitoreos. Por este motivo es que optamos por seguir apostando al doble golpe (aplicación de un quemante como el paraquat para terminar de controlar al raigrás que en su primera aplicación se hizo con graminicida) que ha sido nuestro mejor resultado. 

A las crucíferas no hay que perderles pisada, sobre todo en la zona sur de 9 de Julio. 

Barbechos  largos:

Con intensidad en la frecuencia de monitoreo, actualmente la maleza problema es conyza, nuestra recomendación es NO demorar los controles y tener frenado su crecimiento sobre todo de otoño. 

Evaluando lotes con destino a maíz, con presencia de raigrás RR para evitar descendencia de biotipos pensamos en la estrategia de control y luego definimos el correcto manejo a realizar.

Fuente: Asesoragro

 


6 junio, 2020
trigo-asesoragro.png

Durante la semana participamos en la jornada de inoculantes en trigo junto a Laboratorios NOVA. Compartimos nuestra experiencia con nuestros productores y expusimos los distintos ensayos realizados en los que notamos un incremento de entre un 6% y un 10% en el rinde.
Se realizaron pruebas en distintos años y en más de 20 sitios, y notamos diferencias importantes entre aquellos que fueron aplicados con inoculantes y los que no lo fueron. Por eso recomendamos esta práctica sencilla, ya que es posible lograr una mejor rentabilidad a bajo costo.

Para mayor información descarga la presentación haciendo click en el siguiente botón 


15 mayo, 2020
soja-asesoragro.png

Medida insólita del BCRA.

Las autoridades del Banco Central (BCRA) dispusieron restringir la posibilidad de acceder a financiamiento a las empresas agrícolas que no comercialicen la mayor parte de la cosecha de trigo y soja 2019/20.

 

Así lo dispuso la Comunicación “A” 7018 del BCRA, por medio de la cual se estableció que a partir del próximo lunes 18 de mayo las Pymes agrícolas que quieran acceder a los créditos a tasa subsidiada del 24% –ofrecidos por el BCRA– deberán tener en acopio apenas un 5% de su “capacidad de cosecha anual” de “trigo y/o soja (2019/20)”

La norma está redactada de manera incorrecta porque el concepto de acopio sólo puede estar referido al grano físico efectivamente cosechado y no a la “capacidad de cosecha”. Por otra parte, la recolección de soja 2019/20 aún no finalizó en la Argentina.

De todas maneras, en los hechos está claro que se trata de una barrera para que las Pymes agrícolas puedan acceder a los créditos oficiales con un tasa del 24%, la cual –con una inflación minorista del 46,5%–resulta negativa en términos reales.

La Comunicación “A” 7018 del BCRA también especifica que a partir del próximo lunes para determinar la exigencia de capital mínimo por riesgo de crédito de toda financiación que se acuerde para grandes empresas agrícolas que no hayan vendido al menos un 95% de su “capacidad de cosecha” de “trigo y/o soja” las entidades financieras deberán multiplicar por cuatro el capital mínimo requerido.

Vale recordar que, según la normativa vigente, las Pymes agropecuarias son aquellas que registran una facturación anual de hasta 547,8 millones de pesos.

Fuente: https://www.valorsoja.com/2020/05/15/el-gobierno-argentino-dispuso-restringir-las-posibilidades-de-financiamiento-a-las-empresas-agricolas-que-no-vendan-la-mayor-parte-de-su-cosecha/


6 mayo, 2020
asesoragro..png

Analizando los Márgenes Brutos para tomar la mejor decisión vemos que hay 2 situaciones bien marcadas. En la primera vemos un Plan de Siembra “ideal”, respetando la rotación. En la segunda, resignamos rotación y miramos rentabilidad, incorporando más Trigo, sobre todo sin tener en cuenta el antecesor (maíz). Siempre tomando el manejo agronómico adecuado (fertilización nitrogenada).


2 mayo, 2020
1-asesoragro.png

Ante un horizonte económico incierto para los próximos meses, muchos productores están buscando alternativas a la clásica producción agrícola por administración o al alquiler en quintales fijos por hectárea. Las siembras asociadas pueden ser una respuesta válida esa disyuntiva, al atenuar el riesgo climático y comercial que encierra la producción de granos. También pueden ser una herramienta válida para aquellos productores que levantan la cosecha y no disponen de suficiente capital de trabajo para llevar adelante la siguiente campaña. Y la lista continúa.

Mediante la figura de las siembras compartidas, por ejemplo, el dueño del campo aporta la tierra -y, eventualmente, las labores y/o el gerenciamiento del planteo agrícola- y la otra parte participa con los insumos necesarios para la producción (semillas, agroquímicos, etc.).

Al momento de cosecha, la producción se reparte en función del aporte de cada uno. Así, el dueño de la tierra puede seguir en la actividad productiva y capturar beneficios superiores a los que podría haber obtenido con el alquiler, si se alcanzan rendimientos satisfactorios.

Cuatro pasos

Los acuerdos para desarrollar una siembra compartida contemplan una serie de pasos. El primero en la valoración de la tierra. Se analiza su productividad potencial y se llega a un valor, por ejemplo, 16 quintales por hectárea de soja. Luego se evalúan las necesidades financieras del propietario: puede ser que aporte los 16qq/ha o puede pedir un adelanto -por ejemplo, de 4qq/ha- a quien aporta los insumos. En esa etapa también se establece quién va a hacer el gerenciamiento del planteo agrícola y se le pone un valor en dólares por hectárea. Esta tarea generalmente es asumida por el dueño de la tierra.

Luego se estudia cómo se consiguen los insumos: pueden ser provistos 100% por un socio o, eventualmente, el propietario puede aportar capital para comprar algunos, si dispone de recursos. Las semillas y fitosanitarios se valorizan a precio de contado. En esta etapa también se decide quién realizará las labores de implantación y protección de los cultivos: el dueño de la tierra o un contratista designado de común acuerdo.

Llegado el momento de cosecha, la producción se reparte en función del aporte previo que realizó cada socio. Por ejemplo, en un buen campo de la zona núcleo con rotación, la cuenta puede dar 53% para un propietario que aportó la tierra y el gerenciamiento, y 47 % para quien se hizo cargo de los insumos y labores. Pero este es solo un ejemplo, los valores exactos surgen del arqueo final de aportes.

Luego de la cosecha, cada parte decide unilateralmente el destino de la producción que le tocó: se puede mantener embolsada un tiempo en el campo, venderla en el acopio cercano o cargarla directamente hacia una industria o un exportador.

Enrique Bayá Casal, titular de una agronomía con 20 sucursales, comenzó con las siembras compartidas aportando insumos a partir de 1997. En la actualidad participa en la siembra de 140.000 hectáreas a partir de 34 acuerdos con distintos propietarios.

A lo largo de esos años observó que estos arreglos “dan ventajas al dueño de la tierra que no puede hacer agricultura por cuenta propia ni quiere alquilarla; le permiten seguir manejando su campo y capturar altas rentas si los rindes son satisfactorios”.

“Sigue estando activo en su empresa y puede acordar los sistemas de trabajo más convenientes para su campo que con un alquiler clásico, en el que prácticamente no interviene en las decisiones productivas; sigue siendo un productor, no un rentista”, diferencia. Además, puede cobrar el gerenciamiento y puede hacer un control muy estrecho de los números del negocio”.

Bayá Casal aclara que “las bases para que estos acuerdos funcionen bien son la honestidad, la transparencia y los buenos profesionales; hay que priorizar las relaciones de largo plazo y generar confianza”. Además, considera que “analizar bien la información que se genera en cada campaña con el dueño del campo permite mejorar permanentemente los procesos administrativos, técnicos y comerciales de la agricultura”.

Además, explica que “sí se opera de esa manera, con el tiempo se va generando un equipo de trabajo con amistad entre las partes; se establecen relaciones sanas y con metas comunes que generan muchas satisfacciones. Se llega, incluso, a que algunos propietarios quieran aumentar su escala y se asocien con el proveedor de insumos para sembrar en campos de terceros”.

Obviamente, los resultados de estos acuerdos pueden ser muy variables de acuerdo a las personas que intervienen y a los sistemas productivos y comerciales empleados. En el caso de Bayá Casal, a lo largo de más de 20 años alcanzó una rentabilidad promedio del 7% sobre el capital invertido en siembras compartidas en distintas zonas. No obstante, aclara que los resultados son muy dependientes de la región. “En Entre Ríos, por ejemplo, la renta sube y baja fuertemente al compás del clima; en la cuenca del Salado también hay fluctuaciones, con años de ganancias y otros de pérdidas, aunque un poco más atenuadas; en la zona núcleo hay más estabilidad y generalmente los resultados positivos superan a los negativos”

Experiencia

Gonzalo Villegas es un empresario de la zona de Saladillo que trabaja 1500 hectáreas de una sociedad familiar y arrienda 4500 de terceros para alcanzar escala y mayor amortización del equipo de maquinaria. Afirma que “en los últimos años, la agricultura en campos alquilados se tornó muy riesgosa por la volatilidad de precios y por la intensidad y frecuencia de anormalidades climáticas. Con ese marco, no sembraría campos de terceros si no estuviera asociado con un proveedor de insumos”.

Justifica su conducta al decir que “en la Argentina no hay seguros multirriesgo” y que “en los últimos años hubo que enfrentar malezas resistentes a herbicidas, derechos de exportación y precios internacionales bajos por abundancia de maíz y de soja. Son demasiadas mochilas por cargar, tanto para el propietario del campo como para un arrendatario que quiera llevar adelante planteos agrícolas sustentables”.

El riesgo aumenta la zona donde trabaja Gonzalo porque hay mucha heterogeneidad y distintos ambientes en los suelos. Entonces “si el campo por alquilar es flojo o heterogéneo, es conveniente compartir el riesgo agrícola con un socio que aporte una parte de los gastos. Si no, en ese tipo de campos habría que establecer un valor de alquiler distinto para cada tipo de suelo”, aconseja.

Diferencias

Luis Dillon es socio de El Renuevo, que gerencia empresas agropecuarias en Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, Santa Fe, Salta y Chaco. Al abordar el sistema de siembras compartidas recuerda que “cada empresa tiene una realidad particular en lo referido a objetivos, equipo de trabajo, sistema productivo, capacidades y realidad económico-financiera”. Y explica que “cuando el administrador debe decidir en función de todo eso, en muchos campos resultan interesantes las siembras compartidas. Por ejemplo, permiten hacer una agricultura con un socio que acompaña a la empresa y aporta parte del capital que no se tiene y no se quiere pedir prestado, o si se tiene, está previsto dedicarlo a otros destinos”, agrega.

“Con siembras asociadas, el propietario del campo puede seguir haciendo agricultura con las rotaciones, el control de malezas y las fertilizaciones necesarias, al tiempo que mantiene las maquinarias y el equipo de trabajo que se ha formado durante muchos años”, añade. Esta figura asociativa, entonces, se diferencia de la aparcería clásica, en la que un externo desarrolla todo el cultivo y sólo da un porcentaje al dueño del campo como retribución. Para llevar adelante estos acuerdos es necesaria la confianza mutua.

“Confianza de que en el campo se van a hacer las cosas como corresponde y confianza en que se va proceder de la misma forma en la provisión de insumos”, apunta Dillon.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/economia/campo/siembras-compartidascuando-la-union-es-una-solucion-para-enfrentar-el-riesgo-agricola-nid2360328


25 abril, 2020
Margenes-asesoragro.png

Analizando la nueva campaña, estamos viendo que la dupla Trigo-Soja 2da para nuestra zona es la combinación más rentable, tomando en cuenta los rindes objetivos. Hoy obtenemos un 22% de rentabilidad con un alquiler de 14 qq. Luego le sigue el maíz, y por último la Soja de 1ra.
Tengamos en cuenta que este análisis es al día de la fecha y con una siembra de trigo muy cercana. Descargá el analisis haciendo click en el siguiente botón.


Abrir chat
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?