Cosecha gruesa: a pesar de la pandemia, en el sur de Santa Fe y norte de Buenos Aires avanzó a buen ritmo hasta las lluvias.

9 abril, 2020
coseha-gruesa-asesoragro.png

En las zonas con mayores precipitaciones, los rendimientos de maíz y soja fueron muy buenos, disminuyendo hacia el este y el río Paraná, donde se acentuó el estrés hídrico.

En todo el norte de Buenos Aires y sur de Santa Fe, la cosecha gruesa había comenzado antes de la cuarentena por Coronavirus y se intensificó durante la medida de prevención sanitaria, hasta que llegaron las lluvias durante el transcurso de esta semana que finaliza y detuvieron el avance de las cosechadoras.

En ese sentido, siempre trabajando con todas las medidas y protocolos de seguridad vigentes establecidos por los organismos de prevención para estos casos, los productores y contratistas avanzaron con la cosecha gruesa, en un marco inusual por la pandemia mundial, logrando rendimientos dispares, no solo por la calidad de lotes, sino por el heterogéneo comportamiento de las lluvias, como en toda la región agrícola central.

“La semana pasada arrancó la cosecha de soja de primera, y en general con muy buenos rendimientos en la zonas con más lluvias de arriba de 50 quintales por hectárea, mientras que hacia el este y el río Paraná, donde más pegó la seca como en las zonas entre General Gelly (Santa Fe) y Conesa (San Nicolás), los rindes disminuyeron a valores de 20 y 25 quintales con problemas de grano verde”, informó en diálogo con El ABC Rural, el ingeniero agrónomo Germán Michetti, asesor privado que trabaja en el norte de Buenos Aires y sur de Santa Fe.

“Se viene trabajando bien en líneas generales, con buen abastecimiento de repuestos y combustible y recepción en las plantas de acopio, aunque la descarga en puerto viene algo demorada por las lógicas medidas de seguridad sanitaria”, destacó.

Asimismo, señaló que “algunas zonas como por ejemplo La Vanguardia (sur de Santa Fe) están al límite en cuanto a piso, como para continuar con las labores de cosecha, por lo que nuevas lluvias complicarían más la situación, ya que la semana que viene (a partir de lunes 30 de marzo) la gran mayoría de la soja de primera ya estará lista para cosechar”.

En cuanto a los maíces de primera, Michetti, indicó que “los rendimientos van entre los 70 y 110 quintales, a la espera del mes de mayo para las cosechas de las siembras de segunda y tardíos”.

Por su parte, el ingeniero agrónomo y asesor privado del sur de Santa Fe, José Salvatori, comentó que “en la zona de Peyrano los maíces de primera tienen rindes de entre 80 a 110 quintales, y la soja de primera desde Peyrano hacia el río Paraná los rendimientos son de 20 a 30 quintales, y de Peyrano hacia el oeste en Alcorta y de Peyrano hacia el oeste en Alcorta y Máximo Paz aumentan hasta los 35 a 42 quintales, más allá de los lotes overos donde los rindes disminuyen”.

Partidos de Ramallo, Pergamino y Rojas

En la zona de Ramallo, la ingeniera agrónoma y asesora privada, Micaela Giani, informó que los rendimientos de soja son de 35 a 42 quintales.

En maíces de primera los rendimientos son de entre 70 a 110 quintales. “El período crítico, que es floración, donde el cultivo necesita bastante agua, estuvo limitado por las pocas precipitaciones, y los mayores rendimientos fueron debido a la elevada fertilización que se les hizo en la siembra y en V7, importante estadio del cultivo donde se fertiliza”, explicó.

En la zona de Pinzón, partido de Pergamino, el productor Gabriel Testa, señaló que “en maíces de primera obtuvimos entre 90 y 120 quintales por hectárea, según la calidad del lote”.

En Rojas, por su parte, Alberto Del Solar, contó que en su campo, el productor inquilino obtuvo entre 110 y 120 quintales por hectárea de maíz de primera, disminuyendo los rendimientos hacia el oeste, como en la zona de Junin, zona que recorre habitualmente, ya que es encargado de los caminos rurales del distrito.

En tanto, el ingeniero agrónomo Luis Crosetti de AFA Rojas, manifestó que “en la soja de primera sembrada en octubre, los rendimientos fueron de 40 a 45 quintales, mientras que la sembrada un poco más tarde y con impacto de estrés hídrico en el llenado de granos, obtuvo rindes de entre 35 y 40 quintales”.

Por último, sobre maíces de primera dijo que “los rindes están entre 90 y 120 quintales, según la zona, incluso disminuyendo a 80 quintales en los peores ambientes y donde llovió menos”.

Fuente: https://elabcrural.com/cosecha-gruesa-a-pesar-de-la-pandemia-en-el-sur-de-santa-fe-y-norte-de-buenos-aires-avanzo-a-buen-ritmo-hasta-las-lluvias/

Abrir chat
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?